jueves, 22 de septiembre de 2011

CAUSAS

Aunque el efecto invernadero es señalado como uno de los problemas más graves para el futuro de la vida en nuestro planeta, es un fenómeno natural e indispensable para la existencia. Mediante él, la energía proveniente de los rayos solares es capturada por la atmósfera, manteniendo una temperatura apropiada y constante.
El problema es que, en las últimas décadas, las temperaturas mundiales vienen elevándose notablemente, y el efecto invernadero ha llegado a niveles excesivos y perjudiciales para el medio ambiente. Y esta consecuencia tiene un nombre: cambio climático.
A este fenómeno contribuyen especialmente los llamados gases de efecto invernadero: entre ellos está el dióxido de carbono, responsable por un tema recurrente y de gran preocupación para ecologistas e investigadores, las emisiones. Otros gases que ayudan a intensificar el fenómeno son el metano, el óxido nitroso y los óxidos de nitrógeno.
La generación de energía a través de los más variados recursos, como carbón, petróleo y gas natural, libera importantes cantidades de carbono en la atmósfera, creando una capa que bloquea la dispersión del calor. Y a su vez, la tala y quema de árboles -reguladores naturales de la temperatura- aumentan las consecuencias del efecto invernadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada